Gmail no es un servicio de telecomunicaciones, según el TJUE

Para alivio de la comunidad tecnológica europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que Gmail no es un servicio de comunicaciones electrónicas y por tanto no cae bajo el marco regulatorio de la UE para las telecomunicaciones.

El marco regulatorio europeo para las Comunicaciones electrónicas (o telecomunicaciones) impone una serie de derechos y obligaciones públicos a los proveedores de servicios que consistan “total o parcialmente” en el transporte de señales en redes de comunicaciones electrónicas. Conforme al regulador alemán BNetzA, cuya decisión fue respaldada por el Tribunal Administrativo de Colonia, Gmail cumplía esta definición.

Mientras que Google opera su propia infraestructura de red conectada a internet y en concreto varias conexiones de alta velocidad entre áreas metropolitanas, este no supone un dato decisivo según el Tribunal Administrativo: «El hecho de que el transporte de señales suceda de manera principal sobre internet y, por tanto, sean los proveedores de acceso a internet (‘IAPs’) quienes transportan dichas señales y no Google como tal, no excluye a Gmail de ser clasificado como un servicio de telecomunicaciones. El transporte de señales puede ser atribuido a Google si se considera su ‘apropiación’ del “servicio de transporte de señales para sus propios objetivos y, en particular, por su contribución esencial al funcionamiento del proceso de telecomunicaciones mediante sus servicios de procesamiento electrónico”.

¿Qué dice el TJUE sobre Gmail?

Según el TJUE, sin embargo, el artículo 2 (c) de la Directiva 2002/21/EC del Parlamento Europeo y del Consejo de 7 de marzo de 2002, relativa a un marco regulador común de las redes y los servicios de comunicaciones electrónicas (Directiva marco) modificada por la Directiva  2009/140/EC, «debe interpretarse en el sentido de que un servicio de correo desarrollado en la web que no proporciona acceso a internet en sí mismo, como el servicio de Gmail ofrecido por Google LLC, no consiste total o parcialmente en el transporte de señales en redes de comunicaciones electrónicas y, por tanto, no constituye un ‘servicio de comunicaciones electrónicas’ en el sentido de tal precepto”.

Conforme al TJUE, el hecho de que Google “participe de manera active en el envío y recepción de mensajes, ya sea mediante la asignación a las direcciones de email de la dirección IP del dispositivo terminal correspondiente o bien separando dichos mensajes en paquetes de datos y ya subirlos a internet o recibirlos a través del mismo medio con el propósito de transmitirlo a los receptores últimos” no parece ser suficiente para cubrir el criterio de “total o parcialmente”.

¿Qué es lo próximo para las comunicaciones OTT?

Mientras que la decisión puede ser percibida como un alivio y está en línea con la opinion del ORECE (BEREC), el máximo representante a nivel europeo de los reguladores de telecomunicaciones, la eficacia de esta solución no está a prueba del futuro. En concreto, la nueva definición de ‘servicios interpersonales de comunicaciones’ del Código Europeo de Comunicaciones Electrónicas (EECC) puede ser todavía ser considerado como un elemento que cambie las reglas del juego, dado que apuesta por el denominado ‘campo de juego nivelado’ entre los proveedores tradicionales de telecomunicaciones y aquellos de servicios OTT. Además, esta decisión sobre Gmail require ser considerada de manera conjunta con la resolución sobre Skype Out, que establece que un servicio de software que permite realizar llamadas a teléfonos tradiciones debe ser considerado un servicio de comunicaciones electrónicas.

Si te preocupa el impacto que las resoluciones sobre Gmail y Skype Out pueden tener en tu negocio OTT, Aphaia proporciona consejo sobre políticas regulatorias OTT a algunos de los mayores proveedores mundiales de servicios.

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *