Aphaia asiste al tercer foro europeo sobre digitalización de la industria

Foro europeo sobre digitalización de la industria

El foro se centró en la Inteligencia Artificial y los Digital Innovation Hubs

El tercer foro europeo sobre digitalización de la industria tuvo lugar en Madrid del 13 al 15 de noviembre. Congregó a más de 600 invitados y 50 panelistas que hablaron sobre las oportunidades que ofrece la IA al mercado europeo y las inversiones necesarias para la digitalización plena de la industria, entre otros temas.

Se trata de un evento anual que se organiza por la Comisión Europea y un Estado Miembro en el contexto de la Iniciativa para Digitalizar la Industria Europea.

Europa acoge a importantes empresas innovadoras y disruptivas. A fin de aprovechar al máximo dicho potencial, se precisa inversión en IA y apoyo a los Digital Innovation Hubs locales para conseguir así una ventaja competitiva a nivel internacional. Iniciativas como la Digitalización de la Industria Europea y el Plan Coordinado en Inteligencia Artificial acerca a los Estados Miembro a este objetivo.

Como pioneros en las evaluaciones de la ética de la IA, una de las mesas de debate que más disfrutamos fue la de “Inteligencia Artificial en la Industria: llevando la ética a la práctica”. El panel estuvo conformado por importantes profesionales en el campo de la IA, a saber:

Richard Benjamins (Data & AI Ambassador, Telefonica)
Meeri Haataja (Co-founder y CEO de Saidot)
Joanna Goodey (Alto Grupo de Expertos de la IA)
Aida Ponce (Senior Researcher, European Trade Union Institute)
Moisés Barrio (Asesor Legal del Consejo de Estado en España)
Lucilla Sioli (Directora de Inteligencia Artificial e Industria Digital en la Comisión Europea).

Los panelistas tuvieron la oportunidad de debatir las guías europeas sobre la ética de la IA y los siguientes pasos a tomar para asegurar un desarrollo ético de la misma.

Conforme a Lucia Sioli, la ética de la IA es uno de los retos en Europa, junto a la inversión y la educación. La ética porque tenemos que desarrollar una IA de confianza que sea respetuosa con nuestro valores centrales; la inversión porque todos los Estados Miembro tienen que trabajar de manera conjunta para unir fuerzas en esta área, y educación porque la IA creará nuevos trabajos que tendremos que cubrir en el futuro.

Cada uno de los ponentes explicó más en detalle su postura en relación a la ética de la IA:

Para Richard Benjamins, el mayor desafío se encuentra en implementar la IA en el día a día de las empresas. “No hay experiencia previa. El proceso de diseño es muy importante y debería basarse en cinco pilares: los principios en sí mismos, concienciación y formación, auto evaluación, herramientas y gobierno. Debemos centrarnos sobre todo en la auto concienciación”.

Meeri Haataja habló desde la perspectiva de una startup que trabaja con grandes organizaciones tanto públicas como privadas: “Existe consenso sobre cuáles son los principios, pero deberíamos pensar sobre cómo poner esto en práctica, centrados en la transparencia. La transparencia ofrece una ventana para comprobar si los principios se encuentran ahí efectivamente. Necesitamos establecer estándares específicos para cada industria y prácticas comunes”.

Joanna Goodey explicó que, como miembro del AIHLEG, normalmente le preguntan: ¿cuáles son los retos de regular la IA? ¿Cuáles son los desafíos si no lo hacemos? Ella piensa que no todo es blanco o negro. “Necesitamos recopilar evidencia de diferentes sectores, no sólo la industria pero también de, por ejemplo, abogados que trabajen en ello. Tenemos que aprender de lo que hemos hecho hasta ahora”.

Aida Ponce mostró su preocupación sobre el impacto de la tecnología en los lugares de trabajo. “La IA es una tecnología muy transversal, y potencialmente puede transformar vidas, modelos de negocio, lugares de trabajo, trabajos y a los propios trabajadores. Puede que estéis pensando que ya hemos visto esto antes con la revolución industrial, y es cierto, pero la diferencia es que la IA tiene tres características que no hemos visto antes: grandes cantidades de datos, incertidumbres que surgen cada día y no comprendemos (complejidad del mundo) y volatilidad de la tecnología”.

Moisés Barrio, por su parte, afirmó que: “Necesitamos regulación legalmente vinculante. La aproximación a la IA se ha hecho mediante normas legales. Las normas éticas no cuentan con esas garantías (en caso de nocumplimiento no hay multas ni sanciones, etc). La auto regulación no es suficiente en este área. Si los estándares son opcionales, algunos actores de la industria decidirán simplemente no cumplirlos. Cuando se prepara una normativa, las voces de las empresas son importantes pero ellas no pueden ser el regulador”.

En nuestra opinión nos encontramos todavía en una fase muy temprana en la regulación de la IA, y es este el motivo por el que necesitamos primero aprender de qué estamos hablando y cómo se aplica a la industria y, después, dejar a los organismos correspondientes decidir si se precisa regulación o si los códigos de conducta serán suficientes en su lugar.

Si necesitas asesoramiento en IA para tus productos y servicios, Aphaia ofrece evaluaciones de la ética de la IA y evaluaciones de impacto para adaptar tus productos a la normativa europea y española.

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *