Soberanía digital europea: ideas para una UE más fuerte.

Soberanía digital europea

La soberanía digital europea juega un papel esencial en la rápida evolución tecnológica que está teniendo lugar a nivel global. 

 

La soberanía digital de la UE se encuentra actualmente en el centro de las conversaciones entre los legisladores, dada la creciente preocupación sobre la pérdida de los ciudadanos europeos sobre el control de sus datos, la capacidad de innovación y la facultad de hacer cumplir la normativa en el contexto digital. El concepto de “soberanía digital” se ha empleado recientemente como una forma de promover la idea de liderazgo y estrategia autónoma en el contexto digital europeo. Sin embargo, ha aumentado la preocupación sobre la amenaza que para Europa supone la influencia social y económica de compañías no europeas, lo cual ha evidenciado la necesidad de que Europa sea capaz de actuar de forma independiente en el entorno digital. 

 

La presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen incluye la política digital como una de sus principales prioridades políticas durante su mandato. El incremento de la presencia tecnológica china en la UE se ha convertido en una fuente de preocupación para el Parlamento Europeo, y se ha presentado a la vez la necesidad y la oportunidad de reducir dicha dependencia, especialmente a la luz de la pandemia del coronavirus, que ha remarcado el rol esencial del sector tecnológico en la continuidad de la vida social, de las empresas y de las administraciones. Un informe reciente de la Comisión señalaba que las empresas que forman parte de lo que podría denominarse la competencia europea en el campo tecnológico global ignoraban por completo los valores y normas europeas, e implicaban apropiación de los datos. Esto ha reforzado la necesidad de una soberanía tecnológica y también de avances para desarrollar una economía inclusiva, competitiva y segura basada en la ética y con conectividad mundial. Se ha apelado con especial énfasis a los problemas relacionados con la seguridad de los datos y la inteligencia artificial.   

 

La situación actual evidencia la necesidad de una soberanía digital europea, a la vez que presenta algunas preocupaciones y también oportunidades en las áreas de economía del dato e innovación, privacidad y protección de datos, ciber seguridad, control sobre los datos y comportamiento de plataformas online. 

Economía del dato e innovación europeas

 

Aunque la UE cuenta con algunos elementos importantes como una comunidad líder a nivel mundial en investigación de IA y un abanico de innovaciones como el 5G, la inteligencia artificial, el cloud computing y el internet de las cosas, lo cierto es que la región aún se encuentra detrás de Estaos Unidos y China en lo que a inversión e incorporación de la IA en la sociedad se refiere. Estos dos países también superan a la UE en aspectos como la recogida de datos, acceso a los datos, aplicaciones de patentes y desarrollo de hardware como súper ordenadores. La potencial dependencia de tecnología futura supone un riesgo para la influencia de Europa en el campo digital. 

 

Como respuesta a este hecho, la UE ha implementado diferentes iniciativas para reducir estas diferencias. Los legisladores europeos también han diseñado herramientas para adaptar la capacidad tecnológica e industrial europea al entorno global competitivo. Por ejemplo, la estrategia europea de datos que se adoptó en Febrero de este año sienta las bases para la creación de espacios europeos a fin de asegurar que se cuenta con más datos disponibles para su uso dentro de la sociedad y economía europeas. 

 

Privacidad y protección de datos.

 

El escándalo de Cambridge Analytica reveló cómo las plataformas pueden extraer datos personales para elaboración de perfiles con finalidades políticas. Además, el modelo económico de grandes compañías tecnológicas como Google, Apple, Facebook, Amazon o Microsoft dependen en gran medida de la recogida y explotación de los datos personales de sus usuarios don fines comerciales y de publicidad. Estas tendencias se denominan capitalismo de vigilancia y son una fuente de preocupación en la UE. Se da la necesidad de que los ciudadanos europeos puedan tener control sobre sus datos en un contexto digital que está en gran medida dominado por compañías tecnológicas que no son europeas. 

 

Para combatir esto, la UE ha optado por un enfoque estricto de privacidad y protección de datos canalizado a través del RGPD, que se halla en el centro del mismo. Así, la Unión Europea se ha posicionado como el referente que orienta los estándares en todo lo relativo a privacidad y protección de datos. Como prueba, muchos países fuera de la UE han incorporado elementos del RGPD a su legislación nacional. Aunque el coronavirus ha añadido una capa de dificultad en la implementación de este marco, los Estados Miembro pretenden adoptar medidas de localización y rastreo para frena la expansión del virus, a la vez que incorporan soluciones técnicas que ayuden a enfrentarse a los desafíos presentados por la crisis.  

 

Ciberseguridad, control sobre los datos y el comportamiento de las plataformas online. 

 

La dependencia europea en la infraestructura de 5G china ha probado ser una debilidad crítica para la región. También está en aumento la preocupación sobre la pérdida de control por parte de los Estados Miembro sobre los datos producidos en su territorio, debido a que el mercado global de la nube está en gran medida dominado por compañías estadounidenses y asiáticas. Además, han surgido controversias sobre competencia derivadas del control que las grandes tecnológicas tienen, lo cual hace más difícil que otros puedan entrar y competir en mercados nuevos e innovadores. 

 

La UE ha optado por un enfoque multifaceta para combatir este problema. En lo que a legislación se refiere, se han dado muchos avances recientes, como por ejemplo la Directiva sobre seguridad de las redes y sistemas de información (NIS), la ley europea de ciberseguridad, los esquemas de certificación de ciberseguridad europeos para producto TIC, etc.  Tras el debate de Huawei, la Comisión adoptó una serie de recomendaciones para una perspectiva y una aproximación común a la seguridad de las redes 5G. Esto tuvo lugar en marzo de 2019 y este año ya lanzó un paquete de herramientas sobre seguridad 5G. 

 

Otras iniciativas europeas más allá de la soberanía digital europea. 

Marco digital.

 

Hay varias iniciativas propuestas por la UE a fin de asegurar la soberanía digital. Para empezar, se podría revisar el marco relativo a los datos para hacer algunos apuntes relacionados con el almacenamiento en la nube europeo. Esto se considera un movimiento muy importante dado que lo que se considera material crítico y materia prima para la economía digital son los datos no personales y se espera que el almacenamiento en la nube supere este año al local. Se pretende no sólo reforzar la soberanía europea de datos, sino también abarcar el hecho de que la industria de almacenamiento en la nube está en su mayoría también dominada por empresas no europeas. La implicaciones de esto podrían potencialmente afectar de forma negativa a los derechos y libertades de los ciudadanos europeos. 

 

Recientemente, Francia y Alemania han anunciado una iniciativa europea conjunta relacionada con la nube: Gaia-X project. Mientras que se deciden qué otras acciones se toman a nivel europeo para ayudar a la implementación de una infraestructura de nube amplia europea, este último proyecto se percibe como una herramienta importante para la seguridad de los datos de ciudadanos europeos, empresas y gobiernos. El marco normativo europeo de datos que se ha propuesto para facilitar la recogida y el tratado de datos personales y para asegurar el acceso de los innovadores a los datos, especialmente en la esfera B2B (de empresa a empresa) y G2C (del gobierno a los ciudadanos).  

 

Se debería apostar por todas las posibilidades que presentan las nuevas tecnologías como IA, IoT, blockchain, ordenadores cuánticos, etc., lo cual debería fomentarse para impulsar el avance de productividad que Europa necesita. El despliegue del marco financiero multianual 2021-2027 que está actualmente bajo consideración es crítico para la causa. Y lo mismo ocurre con el programa Digital Europe, el primero europeo dedicado principalmente a la transformación digital. 

 

Entorno de confianza.

 

El enfoque europeo hacia los asuntos digitales ha situado en el foco elementos como la transparencia y la confianza. Supone un reto para la UE introducir estándares y prácticas que aseguren productos controlables y fiables, ya provengan de la UE o de fuera. Se precisarán nuevas herramientas en los campos de ciberseguridad, IA y protección de datos. 

 

En relación a la ciberseguridad, es necesario alcanzar tres aspectos principales. Cambiar el esquema europeo de certificación que actualmente es voluntario y hacerlo obligatorio, especialmente porque el marco para este programa está previsto para revisión en 2023. Esto implicaría definitivamente un paso hacia adelante para consolidar un entorno seguro, en particular para las redes 5G. Asimismo podría convertir a la UE en un referente en el campo de ciberseguridad. Además, la falta de coordinación en ciberseguridad es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los legisladores europeos. Una acción importante para afrontar esto sería finalizar la adopción de la propuesta de la Comisión para establecer centros europeos de competencia en ciberseguridad.  

 

Además, se busca que la seguridad se convierta en un aspecto obligatorio en cada procedimiento público para infraestructura relevante a nivel nacional y a lo largo de toda la IE.  Cada Estado Miembro debería crear requisitos de seguridad específicos de aplicación en el contexto de procedimientos públicos relacionados con 5G. Esto también incluiría requisitos de certificación de ciberseguridad obligatorios. 

 

Competencia y Regulación.

 

A la luz de los eventos recientes, se ha hecho más presente la necesidad de actualizar y adaptar las políticas de competencia y el marco digital de la UE. De hecho recientemente informamos sobre la infracción de la ley de competencia alemana por parte de Facebook.  Se está apelando a un giro hacia mecanismos más defensivos y prudenciales para toda la UE, incluida regulación para tratar el control por parte de estados extranjeros y las prácticas distorsionadas que llevan a cabo las grandes tecnológicas. Es muy importante proteger el potencial de las start-ups europeas y de las PyMes. Esto podría implicar nuevas herramientas  para mecanismos de detección de inversiones más sincronizados y para evaluar adquisiciones en empresas de tecnología europeas. Esto, junto a la implementación de límites estratégicos a la inversión extranjera, excepciones a ayudas estatales y políticas de competencia, podría asegurar coordinación entre los Estados Miembro en esta materia. Esto es extremadamente necesario, especialmente considerando el giro tecnológico que está teniendo lugar. Construir un entorno europeo digital soberano también va a requerir solucionar la coordinación hasta ahora insuficiente entre los reguladores en este campo, lo cual también mejorará los mecanismos de gobierno actuales tanto entre reguladores específicos del sector como en otros. Esto es crítico para asegurar un enfoque coherente de la soberanía digital europea. 

 

Aphaia ofrece numerosos servicios en relación al cumplimiento con el marco normativo TIC europeo, incluidas Evaluaciones de Impacto conforme al RGPD, Delegado de Protección de Datos, consultoría de telecomunicaciones y Evaluaciones de la Ética de la IA. Contacta con nosotros para saber más. 

 

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *